الثلاثاء، 27 سبتمبر، 2011

Información Sobre Ataques de Pánico

Hay mucha información sobre ataques de pánico disponible en Internet en estos días. Los ataques de pánico a menudo son descritos como el miedo irracional que conlleva síntomas tales como un ritmo cardiaco elevado, un patrón de respiración elevado, bochornos; se sienten a punto del desmayo, tienen escalofríos o comienzan a transpirar. Hay una gran cantidad de otros síntomas y, aunque la mayoría de ellos son observados durante un ataque de pánico, estos síntomas y su severidad pueden variar de un individuo a otro. Mucha de la información sobre ataques de pánico le dirá que los ataques de pánico a menudo llegan súbitamente y sin advertencia, debido a un miedo irracional que la persona pueda tener, aunque los disparadores para una persona pueden ser diferentes que los de otra, hay muchas similitudes en el miedo del ataque de pánico por sí mismo. Quienes sufren de estos ataques informan que sienten como si fueran a morir, como si estuvieran teniendo un ataque cardíaco, o como si estuvieran por tenerlo debido a la sensación física que sienten en sus cuerpos al momento del ataque de pánico.

La primera vez que una persona sufre de un ataque de pánico muy probablemente no comprenderá lo que está sucediendo. Generalmente la persona consigue ayuda simplemente ganando comprensión sobre lo que es exactamente un ataque de pánico, así también como información o consuelo de otras personas que también los sufren. Una vez que una persona ha tenido un ataque de pánico, se convierte en temeroso de que puede experimentar otro ataque. Sin ayuda o tratamiento, de continuar este miedo, es probable desarrollar un trastorno de pánico en el que una persona le teme al ataque de pánico en sí mismo y no al evento, el objeto, o la situación que originó el primero en primer lugar.

Se puede obtener ayuda o asistencia para los ataques de pánico de muchas maneras diferentes, aunque la mayoría de las personas que sufren de ataques de pánico no buscan consejo o tratamiento. La terapia y/o la medicación combinadas con técnicas de relajación pueden ayudar a una persona que sufre de estos ataques a rehabilitarse. La terapia conductual permite a una persona sentir o experimentar algunos de los síntomas asociados al ataque de pánico, aunque le ayuda a reconocer que ese síntoma por su cuenta no es dañino.

Este elemento de la terapia conductual es conocido como exposición introspectiva. Por ejemplo, puede que se someta al paciente para provocar alguna de las sensaciones físicas de un ataque de pánico, tal como un ritmo cardiaco elevado, la persona comprenderá que aunque experimente estos síntomas no siempre desarrollará un ataque de pánico, y que puede lidiar contra él. Además, la terapia conductual incluye una exposición real. El individuo puede enfrentarse a las verdaderas cosas a las que teme, para poder acostumbrarse ellas.

Las técnicas de relajación pueden ser provistas efectivamente en muchas maneras diferentes. La persona primero debe relajar sus hombros al sentir el comienzo del ataque de pánico. Si nota tensión en el cuello, debe aprender cómo reducirla. Finalmente, relajar el resto de los músculos del cuerpo es la meta para conseguir una relajación corporal completa. Un paso clave en las técnicas de relajación es disminuir la respiración de la persona, lo que resultará en la reducción de su ritmo cardíaco.

Los ataques de pánico a menudo son acompañados de un ritmo cardiaco elevado y, como resultado, un patrón de respiración incrementado, lo que en casos extremos puede llevar a hiperventilación, que es cuando el individuo recibe demasiado oxígeno. Respirando profunda y lentamente, en aspiraciones controladas, la persona puede disminuir su respiración. Utilizando las técnicas de respiración diafragmática o circular, los pulmones y el diafragma pueden ayudar a reducir significativamente el estrés y la ansiedad y, al mismo tiempo, a reducir el ritmo de respiración y el ritmo cardíaco. Estas técnicas a menudo son utilizadas durante la meditación o la hipnosis para relajar a una persona. La clave está en que la persona recuerde que no está volviéndose loca, y que no está a punto de morir. Son los temores los que exacerban un ataque de pánico.

Los ataques de pánico pueden desarrollar un trastorno de pánico, causado por ansiedad y anticipación. En muchas formas en las que las personas exhiben su ansiedad por medio de trastornos de pánico. Por ejemplo, en el trastorno de estrés postraumático es muy normal de observar en una persona que ha experimentado un evento muy traumático como la muerte de un ser querido, o una separación o divorcio, un abuso físico, un ataque, un accidente, o haber sido testigo de un incidente traumático.

El médico puede también diagnosticar a la persona como enferma de TOC (trastorno obsesivo compulsivo). Esta forma particular de trastorno de ansiedad está predominantemente asociada con la tenencia de pensamientos indeseados o de obsesiones que una persona no puede eliminar de su pensamiento diario, la cual acecha en su mente. El momento de ir a dormir puede ser a menudo un mal momento, ya que no hay actividades físicas u otras que ocupan el cuerpo y la mente. La persona puede entonces obsesionarse con compulsiones que los llevan a realizar tareas repetidas, comportamientos, o rutinas para poder aliviar esa ansiedad.


Clic aquí para comprar

ليست هناك تعليقات:

إرسال تعليق